FILOSOFIA

caracteristicas de la escolastica

Para otros usos de este término, véase Escolástica (santa).

La escolástica es el movimiento teológico y filosófico que intentó utilizar la filosofía grecolatina clásica para comprender la revelación religiosa del cristianismo.

Dominó en las escuelas (en latín scholae) catedralicias y en los estudios generales que dieron lugar a las universidades medievales europeas, en especial entre mediados del siglo XI y mediados del XV.

Su formación fue, sin embargo, heterogénea, ya que acogió en su seno corrientes filosóficas no sólo grecolatinas, sino también árabes y judáicas. Esto causó en este movimiento una fundamental preocupación por consolidar y crear grandes sistemas sin contradicción interna que asimilasen toda la tradición filosófica antigua. Por otra parte, se ha señalado en la escolástica una excesiva dependencia del argumento de autoridad y el abandono de las ciencias y la empiria.

La escolástica fue la corriente teológico-filosófica dominante del pensamiento medieval, tras la patrística de la Antigüedad tardía, y se basó en la coordinación entre fe y razón, que en cualquier caso siempre suponía la clara sumisión de la razón a la fe (Philosophia ancilla theologiae -la filosofía es esclava de la teología-). Pero también es un método de trabajo intelectual: todo pensamiento debía someterse al principio de autoridad (Magister dixit -lo dijo el Maestro-), y la enseñanza se podía limitar en principio a la repetición o glosa de los textos antiguos, y sobre todo de la Biblia, la principal fuente de conocimiento, pues representa la Revelación divina; a pesar de todo ello, la escolástica incentivó la especulación y el razonamiento, pues suponía someterse a un rígido armazón lógico y una estructura esquemática del discurso que debía exponerse a refutaciones y preparar defensas.

Ideológicamente la escolástica evolucionó en tres fases, a partir de la inicial identificación entre razón y fe, ya que para los religiosos el mismo Dios es la fuente de ambos tipos de conocimiento y la verdad es uno de sus principales atributos, de forma que Dios no podía contradecirse en estos dos caminos a la verdad y en última instancia, si había algún conflicto, la fe debía prevalecer siempre sobre la razón, así como la teología sobre la filosofía.

De ahí se pasó a una segunda fase en que existía la conciencia de que la razón y la fe tenían sólo una zona en común.

Por último, ya a fines del siglo XIII y comienzos del XIV, en una tercera fase, la separación y divorcio entre razón y fe fueron absolutos, así como entre filosofía y teología.

Cronológicamente pueden distinguirse fundamentalmente tres épocas:

  • La tercera abarca todo el siglo XIV: Guillermo de Occam se decanta por los nominalistas y funda una vía moderna que se opone al Tomismo y distingue la filosofía de la teología.

imagesCAOIMX4F

 En qué radica la “escolasticidad” de alguna discusión? Creo que sería esa la pregunta pertinente para iniciar.

Podemos llamar “discusión” a todo aquél ejercicio discursivo de análisis y comparación de resultados que se dé entre dos o más personas. Ahora bien, la escolasticidad podemos decir que se da cuando dicha discusión no sólo enaltece al espíritu y auyenta a los demonios, sino también cuando la discusión en cuestión es fructífera y contribuye indubitablemente al desarrollo del conocimiento humano. Podemos decir, en otras palabras, que las discusiones escolásticas son el ejercicio último y más desarrollado del intelecto humano; la punta de lanza del desarrollo científico y el mejor método conocido para llegar a las verdades primeras -y, sin duda, más importantes-.

Por citar algunos ejemplos de éstas venerables discuciones escolásticas, quisiera recordar al admirable milanés Anselmo de Besata (quien se autonombrara “el peripatético”), el cual argumentaba con los hombres más capaces de su época -s. XI-, la muy apremiante cuestión de cuántos ángeles, dada su naturaleza incorpórea, podrían caber en la cabeza de un alfiler.

Tenemos por otro lado la no menos importante cuestión que trataba Anselmo de Canterburry -Santo de oficio, al día de hoy y desde el s. XII-, sobre si era físicamente posible que la aureola de un santo brillara más que la de otro, respecto a su santidad claro está. La cuestión la resolvió el escolástico de forma elegante: Sí se puede; la santidad al igual que todo lo demás funciona en grados de más o menos semejanza a la gracia divina, por lo que hay santos más santos que otros cuya aureola brilla con más intensidad.

Pero de los escolásticos medievales sobran ejemplos, lo realmente impactante sobre las discusiones escolásticas está en su actualidad. Permítaseme presentar otros dos ejemplos de la década presente: Tenemos por un lado la importantísima cuestión resuelta por físicos, cuyos nombres no debemos revelar a petición del comité Nobel, sobre cuánto medía exactamente el campo en el que jugaban los Supercampeones. Dando absoluta presteza a la cuestión, se llegó a la determinación exacta de 18 kms, ni un centímetro más ni uno menos.

Otro ejemplo de discusión medieval de suma importancia, aunque no tanta actualidad como la anterior, fue aquella que ponía en cuestión la distancia que medían las cuerdas del columpio de Heidi. La solución a tan grave problema de Física vectorial fue 20.25 mts, y puede consultarse aquí:

Ahora, y por último, me atrevería a invitar al lector a que se sume a una nueva discusión escolástica. Una que al día de hoy representa uno de los problemas más graves que enfrenta la humanidad y del cual no parece haber solución sencilla: A propósito de la muerte de Michael Jackson, muchos estudiosos hemos, no gastado, sino invertido horas y horas de estudio para averiguar si será más fácil y rápido para Marcial Maciel atrapar querubines ahora que tiene otro pederasta al acecho como colega en el cielo. No nos engañemos, la cuestión no es tan sencilla como parece. Se sobreentiende que dos personas persiguiendo a un querubín tienen mayor probabilidad de atraparlo que si fuese una sola, sin embargo, los querubines son seres sumamente escurridizos -podemos atender la cuestión de su escurridicidad en el Acta Sanctorum de 1523-; se requiere de análisis de trayectorias al igual que teorías de la acción y sistemas de posicionamiento global que nos indiquen la dirección que escogerá el querubín cuando esté huyendo; y, siendo así, es probable que ni siquiera éste par de expertos en la pederastía logren satisfacer su sed

 

cristianosenParis-medium;init_

Dejar un comentario »

Aún no hay comentarios.

RSS feed para los comentarios de esta entrada. TrackBack URI

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

El tema Silver is the New Black. Blog de WordPress.com.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

%d personas les gusta esto: